Cabello

DIY receta de champús secos

¡Hola, hola!

Hoy quiero hablaros de los champús secos que tanto están de moda ahora. El champú seco es ese espray que te echas cuando tienes el pelo graso y no te da tiempo a lavarlo o, simplemente, para alargar un poco más entre lavados. La verdad que nunca he comprado estos champús porque utilizaba talco la noche anterior, pero era un fastidio porque justo tras echarlo parecía una abuela, ¡imaginad! Pero, aunque nunca he comprado un champú seco sí que he llegado a probar el de la famosa marca que empieza por B y… la verdad, ni fú ni fá.

He de decir que esta semana he conseguido espaciar el lavado gracias a la receta que os voy a poner aquí abajo y el pelo me ha durado una semana (aunque creo que podría durar más). Pero, ¿cuál es el problema? A mí no me gusta la sensación después del tercer día sin lavar. Se supone que cuanto más lavas el pelo o más agresivo es el producto peor es porque crea un efecto rebote: el cuero cabelludo segrega más sebo para contrarrestar el efecto de una limpieza tan agresiva. Vamos, que cuanto más lavas el cabello, más necesitas lavarlo. Pero, no sé si de verdad me merece la pena.

Hay gente que incluso hace curas de sebo: se trata de no lavar el pelo en 30/40 incluso más días, dependiendo de tu cabello. La idea es que has de repartir la grasa de tu pelo con el cepillado y, cuando llegue al fin la grasa al final del largo de tu cabello, lavarlo. Se supone que gracias a esto el sebo se regula solo. Hay chicas que incluso aseguran que el cabello crece mucho más, adquiere más volumen y cuerpo. Hoy por hoy no sería capaz de hacerlo. Si alguien de los que me leéis lo hace, me encantaría saberlo.

A lo que quería ir: creo que no me gusta la idea de espaciar tanto el lavado. ¿De veras hace falta dejar tantos días entre lavados? Voy a ir probando, pero, así de primeras, no me gusta la sensación: el pelo está feo, como acartonado y eso que de costumbre lo suelo tener suave y con mucho movimiento. No sé si me merece la pena realmente pasar una semana entera sin lavarlo para pasar tres o cuatro días con el pelo recogido. Probaré un poco más para ver si veo los beneficios y ya decidiré.

Vamos al grano, ¿no?

Receta de champú seco

  • 2 cucharas de polvo de naranja (aquí podéis poner cualquier polvo ayúrveda, te hablo más de ellos aquí)
  • 1 cuchara de arcilla blanca Caolín (que absorbe la grasa pero es suave)
  • 1 cuchara (o a vista más o menos) de cacao desgrasado y sin azúcar (SÓLO PARA MORENAS)

Lo añades todo en un bote de mermelada vacío o cualquier tipo de recipiente que te convenga (quiero procurarme unos de esos que tienen agujeritos como los botes de polvos de talco).

Pero, si no tienes estos ingredientes, puedes hacerlo simplemente con almidón de maíz (maizena).

¿Cómo lo uso?

Muy fácil. Uso una brocha de maquillaje (si consigo un bote de agujeritos no necesitaré pincel, echaré directamente) y aplico el polvo en las raíces. Después espolso un poco la zona y cepillo normalmente. Lo he probado también en hombre y funciona sin ningún problema.

NOTA: le eché estos tres ingredientes porque estaba testando, pero creo que no hace falta echar tres. Hay chicas que lo hacen sólo con polvo de shikakai, hay otras que usan cualquier otro polvo ayúrveda.

¿Qué os parece? ¿lo habéis probado ya? ¿os gusta? Os recuerdo que en mi Instagram o mi Facebook suelo publicar más cositas.

¿Te ha gustado? Compártelo y sígueme, así me ayudarás a crear y compartir más información.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *