Cabello,  Facial

Polvos ayurvedas

Creo que todos hemos oído hablar en alguna medida de la medicina ayurveda, que es el origen de las medicinas naturales. A mí todo esto me ha sonado muy hippie siempre y nunca me he interesado realmente por el tema.

Pues bien, para mi asombro también existe cosmética ayurveda. ¿Cómo lo descubrí? Pues por puro azar. Como ya os he comentado en el post de los champús sólidos, pasé una época en la que perdí muchísimo cabello (como ¼ de masa capilar) pero, como soy un poco reticente a medicarme si no lo veo realmente necesario, decidí dejarlo pasar a ver si se me pasaba con el fin de la época de estrés. Un buen día, andaba yo en Facebook y encontré un post en uno de los grupos franceses que sigo en la que una chica pedía un remedio natural contra la caída del cabello. En los comentarios alguien comentaba que utilizaba una mascarilla a base de aceite de ricino, brahmi y amla. Mucha gente le dio “like” a este comentario, así que me picó la curiosidad. Ahí empecé a informarme y, como estaba medio desesperada y era relativamente barato, me decidí a comprarlo. Y ahí empezó mi adicción. Como soy una ansia viva, cuando algo me va bien, me obsesiono. Y, en este caso, como me va muy bien, pues ya se han vuelto un básico. Además, una cosa que me encanta es que venden sobrecitos pequeños muy baratos para probarlo (15 gramos a 50 céntimos de media) en mi tienda predilecta Aroma-Zone.

Voy a hablaros de los que tengo y a transcribir un poco de lo que dice la ficha de información de Aroma-zone (si hacéis clic en el nombre os pongo enlace directo al producto):

Voy a hablaros de los que tengo y a transcribir un poco de lo que dice la ficha de información de Aroma-zone (si hacéis clic en el nombre os pongo enlace directo al producto):

– Brahmi: tonifica, favorece el crecimiento del cabello volviéndolos más espesos y brillantes. También calma el cuero cabello y ayuda a luchar contra la caspa.

– Amla: gran regenerador, estimula las raíces, favorece el crecimiento y ralentiza la caída. Rico en antioxidantes, lucha contra los cabellos blancos precoces, facilita la coloración del cabello en los tonos oscuros y favorece el crecimiento de las uñas.

– Sidr: astringente y limpiador, rico en mucílagos. Éste se suele utilizar como añadido a las coloraciones oscuras de henna porque ayuda a que ésta dure más, digamos que es como un polvo que ayuda a mantener el color.

– Polvo de naranja: tonificante, estimula el cuero cabelludo y refuerza la cabellera. Vuelve el cabello más brillante y suave. Desenreda y perfuma. Éste puede ser utilizado como champú seco en cabellos claros (y en oscuros, aquípuedes ver más sobre el tema).

– Kapoor Kachli: rico en antioxidantes y estimulante, favorece el crecimiento del cabello. Vuelve el cabello más espeso y brillante y ayuda a desenredar.

– Shikakai: lava el cabello y el cuero cabelludo, devuelve brillo y fuerza al cabello, desenreda y da un tacto suave, favorece el crecimiento y limita la formación de caspa. Éste lo he comprado con el objetivo de hacer champú sólido. He utilizado el champú sólido ya tres veces y de momento, ¡me encanta!

– Kachur Sugandhi: Activa el crecimiento, vuelve el cabello más espeso y brillante.

– Ortiga: éste no es ayurveda pero merece su lugar aquí porque es a menudo utilizado para los champús sólidos para cabello graso. Este polvo es fortificante capilar, combate la caída del cabello, regula la producción de sebo y ayuda a mantener la caspa bajo control.

Y, es en este momento, donde te das cuenta de que tienes demasiados y que tendrás mascarillas de por vida 😛

No, ahora en serio, para mí funcionan muy muy bien. No sabría deciros cuál exactamente es el que ha contribuido al crecimiento de mi cabello, si ha sido esto, si ha sido el champú sólido, si ha sido el serum de aceites. Una cosa sí que tengo clara: mi pelo está increíblemente sano y sin productos “caca”. Soy consciente de que esto es muy personal y específico, sé que no todo el mundo estará de acuerdo o no todo el mundo estará dispuesto a probarlo. Pero, quería aportar mi granito de arena para quien esté buscando información sobre el tema.

Ah, sí, ¡se me olvidaba! Que, ¿cómo lo aplico? Pues, para hacer mascarilla, como la henna más o menos: hago una pasta con una mezcla de varios junto con aceites, agua y lo que se me antoje que nutra/hidrate y me lo unto. Envuelvo con papel film y lo dejo una hora o dos. Como champú, hago la mezcla antes de la ducha, añado lo que considere y simplemente lo uso como un champú, no hace espuma ni nada, pero limpia normal.

IMPORTANTE: Con la henna y los polvos ayurvedas en general no se debe usar ningún tipo de metal porque al parecer estos pierden un poco sus cualidades al contacto con el mismo .

Y vosotros, ¿habéis probado alguna vez los polvos ayurvedas? Si sí, ¿qué os parece? Si no, ¿os atraveríais? Si alguien de mis entorno quisiera probar, ¡avisadme y os doy u os llevo! Os recuerdo que en mi Instagram o mi Facebook suelo publicar más cositas.

¡Un abrazo!

Alba

¿Te ha gustado? Compártelo y sígueme, así me ayudarás a crear y compartir más información.

8 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *